LA EDUCACIÓN EN PARTERÍA EN MÉXICO


La educación en partería tiene como objetivo preparar a las futuras parteras para fortalecer los sistemas de salud, de acuerdo con las necesidades de la población.

 Es necesario que las escuelas que ya funcionan y aquellas que sean de nueva apertura se acerquen a la Asociación Mexicana de Partería para contribuir con recomendaciones para que los programas de estudios cumplan con un estándar global.

La Coordinación de Educación de la AMP, coadyuva a que las instancias educativas, integren:


a) la evidencia y competencia;
b) el carácter progresivo de la educación y del aprendizaje permanente; y
c) asegurar el empleo de profesionales competentes, que proporcionen una atención de calidad, promuevan resultados positivos en la salud de las poblaciones a las que sirven.

 
 
 

Las normas elaboradas por la Confederación Internacional de Matronas son la guía de referencia para la identifican los componentes esenciales de la educación en partería.

El futuro de la educación de partería radica en una buena preparación.  No obstante, existen problemas particulares que pueden limitar la aplicación inmediata de las normas globales, para elevar el nivel de educación de los programas existentes de partería, promoviendo así el aprendizaje continuo y asegurar el progreso profesional que permitan ser competentes también a nivel internacional. México está en proceso de sortear estas limitaciones con el fortalecimiento de la educación basada en competencias y el mejoramiento de sus programas de estudio.

La definición internacional de partera señala que es reconocida como un profesional responsable que trabaja en asociación con mujeres para brindar el apoyo, la atención y el asesoramiento necesarios antes y, durante el embarazo, el parto y el puerperio, para llevar a cabo partos de manera segura, para cuidar al recién nacido y al bebé. Este cuidado incluye medidas preventivas, la promoción del parto normal, la detección de complicaciones en la madre y el niño, el acceso a la atención médica u otra asistencia apropiada y la realización de medidas de emergencia en caso de ser necesario.

La AMP desarrolla dos programas de educación continua, que se dirigen a fortalecer las competencias en partería. Estos consideran los diversos caminos de formación de la partería en México. Uno se enfoca a parteras que presentan una correcta comprensión de la lecto escritura y tienen acceso a sistemas virtuales de actualización; el otro, está dirigido a parteras que aun presentan algún rezago educativo y tienen poco acceso a internet. Ambos tienen la función principal de fortalecer las competencias en partería, solo cambia la metodología didáctica y de aprendizaje. Este proceso, se elabora para que sea un acompañamiento previo al proceso de certificación de competencias o para aquellas que simplemente quieran actualizarse.

Paralelamente, se desarrollan guías de apoyo y materiales para profundizar en el estudio de las competencias en partería y algunos resultados de la reciente evidencia científica.

El camino que sigue es que todas las parteras se sumen a la solución para impulsar un proceso de profesionalización de la partería en el país, que permita acceder a un título y una cédula. En países como Canadá donde se protege a los pueblos originarios y a la partería originaria, se han establecido mecanismos para el respeto a los derechos de los pueblos originarios; no obstante, todas las parteras en Canadá cuentan con un título y una cédula. Ese es el futuro de la partería en México, proteger el ejercicio y la práctica de las parteras tradicionales en un marco en el que las nuevas generaciones lo complementen con una educación formal.